La elección por la virtud: 130

Pág. 130 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CAMILA:

               Yo me tendré por dichosa.

SABINA:

               Y yo con tan buen cuñado
               mil gracias al cielo doy.

CÉSARO:

               ¡Qué de dichas juntas hoy
               Amor y el cielo me han dado!

CAMILA:

               Es miércoles, y bastaba
               serlo para mi ventura.

SABINA:

               ¡A buen tiempo y coyuntura
               te casas!

CAMILA:

               Pues, ¿qué pensaba?
               ¿Todo ha de ser para ella?
               ¿No somos acá personas?

MARCO:

               Los Ursinos y Colonas
               por vos, mi Camila bella,
               y por vos, Sabina hermosa,
               establecerán desde hoy
               eternas paces.

CAMILA:

               ¡Que estoy
               maridada! ¡Linda cosa!

PASTOR 2:

               Aun sin aguardar al cura
               los cuatro se han desposado.

PASTOR 1:

               No hay cura ni licenciado
               mejor que la coyuntura.

CAMILA:

               Demos a mi padre aviso
               de su dicha y mis amores.

PERETO:

               Pedidme albricias, pastores. (-Dentro-)
               ¡Viva Montalto! Pues quiso
               poner mi nombre tan alto
               de un principio tan humilde,
               al cielo albricias pedilde.