La elección por la virtud: 129

Pág. 129 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               ¡Ay, esposo! Mis deseos
               cumplió el cielo. Ya el rigor
               que en mí vuestro padre emplea.
               mi miedo y temor divierte,
               que no temeré la muerte
               como a vuestros ojos sea.

CÉSARO:

               Contra su enojo crüel
               pienso llevarte a Milán;
               que allí mis deseos podrán
               tener fin viviendo en él,
               hasta que el paterno amor
               venciéndole te reciba
               por hija y mi esposa.

PASTOR:

               ¡Viva
               tal firmeza y tal amor!

SABINA:

               ¡Camila!

CAMILA:

               ¡Sabina mía!

MARCO:

               ¡Césaro aqui!

CÉSARO:

               ¡Marco Antonio
               en tal lugar!

MARCO:

               Testimonio
               de amor y su monarquía.
               Abrasar vine a Montalto
               y a dar muerte a la serrana
               que os enamora, y su hermana
               dió en mi libertad asalto,
               pues cuando su hacienda y casa
               quise abrasar, con sus ojos
               el alma, cuyos despojos
               la adoran, rinde y abrasa.
               Será, Césaro, mi esposa;
               que vuestra justa elección
               me llama a su inclinación.