La elección por la virtud: 128

Pág. 128 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


MARCO:

               ¿Quiéresme bien?

CAMILA:

               ¿Qué sé yo?

MARCO:

               Pues, ¿quién lo sabe?

CAMILA:

               El cura. Apártese, acabe.
               (¡Qué buena cara que tién!) (-Aparte-)

MARCO:

               Dame esa mano.

CAMILA:

               (Recelo (-Aparte-)
               que en el alma se me entró.)

MARCO:

               Dame aquesos brazos.

CAMILA:

               ¿Yo?

MARCO:

               ¿Pues qué?

CAMILA:

               ¿Tan presto, es buñuelo?
Salen CÉSARO de galán, y los pastores
músicos y SABINA, de pastor

CÉSARO:

               Apenas de allí os partisteis
               cuando mi padre se fue;
               luego escalas tracé
               de las cuerdas que me disteis
               que atadas a las almenas
               a las guardas engañaron
               y a pesar suyo, quedaron
               colgadas de ellas mis penas.
               Seguíos, y como amor
               vuela ligero, alcancéos.