La elección por la virtud: 124

Pág. 124 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               Podrá ser.

FABRIANO:

               Mal hice no los prender;
               que afligirme el cielo quiso
               con darme un hijo travieso.

ALEJANDRO:

               La mocedad nunca es sabia.

FABRIANO:

               Ha de ser su esposa Octavia,
               o tiene de morir preso.
Vanse todos.
Sale CAMILA con un lío de ropa
blanca y un mazo, y MARCO Antonio

MARCO:

               Por Dios, lavandera hermosa,
               que desde el punto que os vi
               cojer vuestra ropa ansí
               está el alma recelosa
               y de vuestro amor perdida;
               porque obligáis de manera
               que os abate, la bandera.
               Lavandera de mi vida,
               escuchadme una razón.

CAMILA:

               Andad con Dios, caballero.

MARCO:

               Lavadme el alma primero.

CAMILA:

               ¿Que os la lave escamizón?

MARCO:

               Sí, vestíosla por camisa,
               y veréis que no hay holanda
               que esté más tratable y blanda.

CAMILA:

               ¿Alma de holanda? ¡Oh, qué risa!

MARCO:

               Dado os tengo el corazón.