La elección por la virtud: 121

Pág. 121 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Vení acá. Y os quiero her
               una pescuda, buen viejo.
               Si quiere bien un vencejo,
               y recibe por mujer
               a una venceja que ha sido
               quien le enamora y quillotra,
               ¿es bien casarle con otra,
               porque nació en mejor nido,
               porque en alcázares vive,
               y estotra entre peñas pobres,
               de los castaños y robres
               grosero manjar recibe;
               porque tién plumas mejores
               y porque son más valientes
               los vencejos sus parientes
               y cuentan que sus mayores
               trujeron de rey más lejos
               su principio no es buen pago?
               Juzgaldo vos, que yo os hago
               alcalde de los vencejos.

FABRIANO:

               Gusto me da el pastorcillo,

SABINA:

               Ea, la vara arrimad,
               o este pleito sentenciad,
               que me importa concluillo.

FABRIANO:

               Digo, donoso pastor,
               que como el vencejo quiera
               a la venceja primera
               es bien pagarle su amor,
               por más que el padre lo impida,
               y sentencio que la amada
               le goce y que desterrada
               la venceja aborrecida,
               aunque alegue más consejos,
               luego al momento se vaya,
               porque yo no sé que haya
               nobleza entre los vencejos.