La elección por la virtud: 120

Pág. 120 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Pues bien, ¿hemos de comer
               el príncipe, cuando aquí
               mos halle?

FABRIANO:

               ¿Qué hacéis ansí?

SABINA:

               Oiga, y podrálo saber.
               Tienen aquí los vencejos
               nidos en los muros fijos,
               sin osar sacar los hijos,
               porque los guardan los viejos.
               Yo, deseando cazar
               uno que en esta ocasión
               guardando está el vencejón
               del padre, que pernear
               le vea yo--¡pregue al Señor!--
               porque ansí su enojo pierda,
               vine con hurón y cuerda,
               y cuando más a sabor
               se asomaba a la muralla
               salió su padre al encuentro,
               metióse el vencejo dentro
               y dejónos de la galla.
Llora

ALEJANDRO:

               ¡Buen llanto!

FABRIANO:

               ¿Que el padre viejo
               el vencejo os ha quitado?

SABINA:

               Sí, señor; desvencejado
               le vea yo. De esto me quejo.

FABRIANO:

               Gracias tiene. Aunque a esta gente
               aborrezco, este pastor
               me ha dado gusto.

ALEJANDRO:

               Es, señor,
               donoso como inocente.