La elección por la virtud: 119

Pág. 119 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               En esta ocasión es cuerda.

PASTOR 1:

               Dale cuerda.

PASTOR 2:

               Dale cuerda.

SABINA:

               Ya chilla el vencejo.

PASTOR 1:

               Tira.

FABRIANO:

               Alejandro, ¿qué serranos
               son éstos?

ALEJANDRO:

               Pastores son
               que cazan con un hurón
               pájaros.

FABRIANO:

               Si son villanos,
               y sabes lo que me ofenden,
               ¿por qué aquí los consentís?
               Échalos luego.
A los PASTORES

ALEJANDRO:

               ¡Hola! ¿Oís?

SABINA:

               Verá lo que se defienden.

FABRIANO:

               ¡Ah, villanos! ¿estáis sordos?

SABINA:

               ¡Arre allá! ¿Qué diablos dais
               voces, que mos espantáis
               los vencejos y los tordos?

ALEJANDRO:

               Rústicos ¿no veis que está
               el príncipe Fabriano
               aquí?

SABINA:

               ¡Válgame el alano
               de San Roque!

PASTOR 2:

               Verá.