La elección por la virtud: 117

Pág. 117 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Como el verano sin flor,
               como el otoño sin fruto,
               y estado como sin vos,
               que es decirlo de una vez.
               Vueso padre pretendió,
               con engaños y mentiras
               sembrar celos en mi amor,
               pero segura del vueso,
               en forma de cazador,
               vengo a daros libertad.
               Tomad las cuerdas que os doy,
               y, a pesar de estorbos viles,
               asegurad el temor
               de mis sospechas y ausencia.
Dale con la caña los cordeles

CÉSARO:

               Celebren tu firme amor
               cuantas mujeres la fama
               con pinceles retrató
               de la eternidad en lienzos
               del tiempo consumidor.
               ¡Ay, esposa de mi vida!

SABINA:

               ¡Ay, mi bien!

PASTOR 2:

               ¡Bueno, por Dios,
               que se están chicoleando
               como jilgueros los dos!

FABRIANO:

               Preso y con guardas dobladas (-Dentro-)
               ha de quedar mientras voy
               a Roma.