La elección por la virtud: 116

Pág. 116 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               ¡Qué presto que ejecutó
               sus efectos el olvido,
               descuidado preso, en vos!
               Cantad para que despierte,
               que si ausencia le adurmió,
               dándole voces mis quejas
               le hará despertar mi amor.
Cantan

MÚSICA:

               "Preso estaba el pájaro solo
               en las redes del cazador,
               pero más le prenden y matan
               memorias de su lindo amor."

CÉSARO:

               ¡Ay, esposa de mis ojos!
               La tiniebla y confusión
               de mis pesares y penas
               me impidió la luz del sol.
               De no haberos conocido,
               corrido, mi bien, estoy;
               yo castigaré mis ojos,
               Sabina hermosa, este error,
               ¿cómo habéis, mi bien, estado?