La elección por la virtud: 115

Pág. 115 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


UNO:

               "Si de tu firmeza
               las cadenas son,
               testigos seguros son,
               que amor presentó,
               canten tu alabanza
               nuestra alegre voz;
               bien haya quien hizo
               cadenas de amor,
               y tú, pájaro mío,
               canta en tu prisión,
               pues que preso y triste
               carita el ruiseñor."

TODOS:

               "Preso estaba el pájaro solo
               en las redes del cazador,
               pero más le prenden y matan
               memorias de su lindo amor."

SABINA:

               ¡Ah de las rejas el preso!
               ¿Sabéis acaso quién soy,
               yo, que pretendo cantando,
               aliviar vuestro dolor?
               ¿Mas qué no me conocéis?

CÉSARO:

               Polido y bello pastor,
               lo que los ojos afirman
               negando está el corazón.
               Regocijos hace el alma
               de los ecos de esa voz,
               que en el disfraz de Esaú
               conocer quiero a Jacob.
               ¿Quién sois, hermoso zagal?