La elección por la virtud: 110

Pág. 110 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


EL PAPA:

               Yo haré que con vos salga toda Roma.

ASCANIO:

               Yo también acompañaros quiero.

SIXTO:

               ¿Veis, Ascanio, del modo que los cielos
               saben hacer de humildes labradores
               dignidades, prelados y pastores?
               Porque nací en Montalto me abatisteis;
               pues desde aquí, mudando el propio nombre
               de Félix, para dar gloria a mi patria
               y a sus groseras peñas, determino
               llamarme el cardenal Montalto.

EL PAPA:

               Alto;
               seréis desde hoy el cardenal Montalto.

ASCANIO:

               Perdonad mi pasado atrevimiento;
               que en muestras de que estoy arrepentido
               daré de este suceso aviso al príncipe,
               que se tendrá mil veces por dichoso
               de que Césaro case con Sabina,
               pues se honrará el estado de Fabriano,
               siendo de Roma cardenal su hermano.

FRAILE 1:

               Y yo también de las persecuciones
               que por mi causa os hizo el orden nuestro,
               monseñor ilustrísimo, suplico
               me perdonéis.

SIXTO:

               Alzad, padre, del suelo,
               que si fray Félix tuvo de vos queja,
               ya yo soy cardenal, y no fray Félix,
               y no es razón cuando me veis tan alto
               que a Félix vengue el cardenal Montalto.

ASCANIO:

               ¡Qué prudente respuesta!

EL PAPA:

               Venid, hijo,
               que en vos miro presagios venturosos.

DECIO:

               ¿Qué le parece, padre?