La elección por la virtud: 109

Pág. 109 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SIXTO:

               Padre santo,
               ¿cuando me abaten me ensalzáis vos tanto?

EL PAPA:

               Así doy gusto a todo el orden vuestro,
               y os premio a vos. A Ascanio quiero darle
               el capelo que tanto ha que pretende.
               El de Santa Sabina le prometo.

ASCANIO:

               Tus santísimos pies beso y respeto.

EL PAPA:

               Luego quiero, fray Félix, consagraros
               públicamente, porque toda Roma
               mire el premio que tienen en la iglesia
               la virtud y las letras. Un capelo
               os doy también.

SIXTO:

               Tu nombre ensalce el cielo.
               (Ánimo, inclinación dichosa y alta; (-Aparte-)
               subí, que un escalón no más os falta.)

EL PAPA:

               Cardenal os creéré en el mismo día
               que os consagre.

SIXTO:

               Creció la dicha mía;
               y pues con tal largueza me ha ilustrado
               el cielo y vuestra santidad, quisiera
               enviar por mi padre y mis hermanas,
               y el mismo día que me vea Roma
               hecho de vil pastor, pastor de ovejas
               de la iglesia católica, ese día
               quiero que entre mi padre venerable
               triunfando en Roma, no como sus Césares,
               sino vestido de sayal grosero
               en que nació, porque la envidia sepa
               que cuando, a su pesar, estoy más alto,
               de la humildad me precio de Montalto.