La elección por la virtud: 108

Pág. 108 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


EL PAPA:

               ¿Luego en la religión y su pobreza
               también miran en sangre y en nobleza?

SIXTO:

               Santísimo pastor, si un desdichado
               merece, porque el cielo y la Fortuna
               le hizo hijo de unas peñas toscas,
               que todos le persigan, yo me precio
               de hijo de Pereto, un pastor pobre
               que en Montalto dejó el arado rústico
               por herencia a sus hijos; y esto sólo
               quiero ser, y no más, pues soy indigno
               del hábito que traigo y del oficio
               que vuestra santidad con él me ha dado.
               A vuestra beatitud pido y suplico
               me absuelva de él y volveré contento
               a mi sencillo y pobre nacimiento.

EL PAPA:

               Más luce, hijo, la virtud de un hombre
               cuanto de más humilde y pobre sangre
               se ensalza más. Yo y todo en mis principios
               nací de un pobre labrador, y aun anduve
               de puerta en puerta mendigando el tiempo
               que estuve en mis estudios ocupado.
               Parientes tengo yo cual vos, fray Félix,
               pobres y en traje de sayal grosero;
               que si se precia de su sangre el necio,
               más noble es la virtud de que me precio.
               Si el orden vuestro juzga por agravio
               que le rijáis, por eso yo os absuelvo
               del oficio que en ella habéis tenido.
               Y pues que Fermo os vio vendiendo leña
               y registeis ovejas en Montalto,
               en castigo, fray Félix, de sus quejas,
               pastor de Fermo os hago y sus ovejas.
               Obispo sois de Fermo.