La elección por la virtud: 105

Pág. 105 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SIXTO:

               Yo no tengo suficiencia,
               méritos, sangre y valor
               para que en Roma pretenda
               esa dignidad, señor;
               ni tampoco es bien me ofenda
               vuestro enojo. De un pastor
               nací, pero no es ultraje;
               que el más soberbio linaje,
               que a mayor nobleza aspira,
               si el principio suyo mira
               hará que el orgullo abaje.
               El río de más corriente,
               que hace ilustre su ribera,
               amansara su creciente
               si el principio considera
               que le da una humilde fuente.
               La fuente considerad
               de vuestro linaje honroso,
               y estimaréis mi humildad;
               pues sois río caudaloso,
               porque os veis en la mitad
               de vuestro curso opulento;
               que si yo conforme intento
               no os igualo y menos soy
               con ser río, es porque estoy
               cerca de mi nacimiento.