La elección por la virtud: 104

Pág. 104 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ASCANIO:

               Y si fuera otra persona
               que con Ascanio Colona
               compitiera, y no un pastor
               sin prendas y sin valor
               como vos, de quien pregona
               la fama tanta ambición,
               la competencia llevara
               mejor; mas vos, ¿es razón
               que aspiréis a la tiara,
               desde el grosero azadón,
               y que el intento villano
               de vuestra hermana la mano
               pida a Césaro, y me ofenda,
               tan soberbia que pretenda
               ser princesa de Fabriano?
               ¿Vos, cuyo padre en Montalto,
               con vida tosca y grosera,
               de todo vive tan falto,
               y ella, que una lavandera
               es de Fermo? ¿Vos tan alto,
               que el grado de cardenal
               pretendáis desde el sayal,
               y ella llamarse princesa?

SIXTO:

               ¡Señor...!

ASCANIO:

               ¡Ambición es ésa
               de un rústico natural!
               ¿Vos conmigo competencia,
               sabiendo que os hizo el cielo
               un villano?

SIXTO:

               Mi paciencia
               os obligue...

ASCANIO:

               ¿Vos capelo?