La elección por la virtud: 102

Pág. 102 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


FABRIANO:

               Indigno es de tal persona
               que Marco Antonio Colona
               venganza tan vil elija,
               que los más viles criados
               de mi casa abrasarán
               a Montalto y quitarán
               los estorbos y cuidados
               que nos da esa vil mujer,
               con su muerte.

MARCO:

               Con mis manos
               he de hacer que estos villanos
               no se atrevan a poner
               el pensamiento tan alto
               que con mi hermana compita.
               Hoy verá Italia que imita
               a Troya, Castel Montalto.
Vase MARCO Antonio

FABRIANO:

               ¡Que sea yo tan desgraciado
               que venga a ser mi heredero
               de tres hijos el postrero,
               tan bajamente inclinado
               que darme nietos pretenda
               de sangre grosera y tosca!
               Antes que Italia conozca
               tal afrenta, ni él me ofenda,
               un garrote le haré dar
               en el castillo, en que preso
               le tiene su amor travieso;
               porque no me han de heredar
               villanos, aunque se quede
               mi casa sin sucesión.