La elección por la virtud: 100

Pág. 100 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Que Césaro, en vuestra afrenta,
               ajenos brazos intenta,
               y a olvidaros se ha dispuesto;
               porque quien se cree de presto
               presto también se arrepienta.
               Césaro a Octavia pretende
               por esposa, que es su igual,
               y el oro con el sayal
               siempre se agravia y se ofende.
               Comprar vuestro honor pretende,
               para haceros más afrenta,
               y cubrir con oro intenta
               el hierro de vuestro amor.
               Mirad si es joya el honor
               digna de ponerse en venta.

SABINA:

               ¡Ay, de mí!

PERETO:

               Llorad las penas
               de vuestras desgracias sumas,
               pues vuestras groseras plumas
               dejásteis por las ajenas.
               Las del sayal eran buenas.
               Quien su natural violenta
               bien es que su agravio sienta;
               morir llorando os conviene,
               porque en poco su honor tiene
               a quien no mata una afrenta.

SABINA:

              ¡Cielos! ¡Césaro casado!
               No es posible, engaños son;
               que es profeta el corazón,
               y no le siento alterado.
               Alto, amoroso cuidado,
               buscad el modo mejor
               como asegure mi honor
               con mi esperanza afligida,
               que corre riesgo la vida
               en el potro del temor.

Vanse los dos.