La elección por la virtud: 099

Pág. 099 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


Sale SABINA
SABINA:

               Arroyuelos que, entre arenas,
               plata en guijas descubrís,
               pareciendo que os reís
               porque lloro yo mis penas;
               márgenes verdes y amenas
               que al sol servís de cortina,
               cuando en su agua cristalina
               imita a Narciso hermoso,
               decidle a mi preso esposo
               lo que llora su Sabina.
               Montes de crecidos talles
               que los cielos asaltáis
               y al ambicioso imitáis,
               como al humilde los valles;
               verdes e intrincadas calles,
               por cuya sombra camina
               el que ausente peregrina,
               cual yo, sin gusto y reposo,
               decidle a mi pobre esposo
               lo que llora su Sabina.

PERETO:

               ¡Qué descuidada venís
               cantando endechas al prado!
               Llorad vuestro honor burlado,
               hija, si agravios sentís.

SABINA:

               Padre mío, ¿qué decís?