La elección por la virtud: 098

Pág. 098 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               Pesárame de que os venga
               de aquesa resolución
               algún mal.

PERETO:

               En mi razón
               mi inocencia amparo tenga.
               No es la justicia cobarde
               que me ha de amparar.

ALEJANDRO:

               Recelo
               algún mal, buen viejo. El cielo
               os desengañe.

PERETO:

               Él os guarde.
Vase ALEJANDRO

PERETO:

               Acuérdome una vez haber oído
               una fábula en que ejemplos toco,
               notables de un ciprés, que en tiempo poco
               hasta el cielo creció desvanecido.
               Burlábase de un junco que, vencido,
               su segura humildad juzgaba en poco;
               mas con un viento recio el ciprés loco,
               quedando el junco en pie, se vió abatido.
               Su humilde estado y pobres ejercicios
               estime mi Sabina, aunque haya hecho
               burla el ciprés de su honra y hermosura;
               que cuando en los soberbios edificios
               abrasa el rayo el más dorado techo,
               la más humilde choza está segura.