La elección por la virtud: 097

Pág. 097 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Yo no le pienso ofender,
               supuesto que sé por cierto,
               por su palabra y concierto,
               que es Sabina su mujer,
               pues vivirá consolada,
               por más que el vulgo la arguya,
               con llamarse esposa suya;
               aunque no perdiera nada
               vuestro príncipe, por cierto,
               en juntar su sangre noble
               con nuestra humilde, que al doble
               es más sabroso el injerto
               que junta la noble rama
               al tronco áspero y grosero,
               y Amor, como es jardinero,
               más estos injertos ama.
               Pero no importa, decí
               que goce a Octavia mil años,
               pues agravian sus engaños
               la casa Colona así;
               y los ducados que ofrece
               no los hemos menester,
               que no se usa aquí vender
               las honras, ni me parece
               que juzgará el vulgo necio
               bien de nuestro honor, si intenta
               ponerle al príncipe en venta
               y Sabina admite el precio;
               que en la corte es cosa usada,
               por más que el vulgo lo note,
               el remediar con un dote
               una mujer deshonrada.
               Y si esto el mundo publica,
               no es bien que esta fama cobre;
               pues vale más la honra pobre
               que la deshonra más rica.