La elección por la virtud: 096

Pág. 096 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Decí al príncipe, señor,
               que si supiera el contento
               que mi grosero sustento
               y estado de labrador
               me causó siempre, y lo poco
               en que estimo los blasones,
               noblezas y pretensiones
               que llama honra el mundo loco,
               yo quedara disculpado
               y tuviera su grandeza
               más envidia a mi pobreza
               que yo a su soberbio estado.
               Que no el tener cofres llenos
               la riqueza en pie mantiene;
               que no es rico el que más tiene
               sino el que ha menester menos.
               Si Sabina me creyera,
               ni el príncipe se quejara,
               ni nuestro estado sacara
               de su humilde y pobre esfera.
               Era mujer, y heredó
               de la primera mujer
               el ser fácil de creer;
               pero pues que la engañó,
               decid, que de qué provecho
               darla a otro esposo será,
               ni quien deshacer podrá
               lo que Dios y el cielo ha hecho.