La elección por la virtud: 095

Pág. 095 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Cuando por príncipe quede
               Césaro y de Octavia esposo,
               no quedará muy honrado,
               y su nobleza celebra
               con las palabras que quiebra
               quien su valor ha quebrado.
               Gózense, vivan los dos
               en el fruto de su hazaña,
               que si una mujer engaña,
               no podrá engañar a Dios,
               que es juez y testigo santo
               de que es sola su mujer
               mi Sabina.

ALEJANDRO:

               Podrá ser
               si porfiáis, padre, tanto,
               que irritando la paciencia
               del príncipe mi señor,
               efectos de su rigor
               os hagan tener paciencia.
               Él es quien aquí me envía
               a que de su parte os ruegue,
               sin que el interés os ciegue
               de vuestra vana porfía,
               que déis a Sabina estado
               con algún serrano igual
               a su sangre y natural;
               que ansí quedaréis honrado,
               y Césaro, vuelto en sí,
               viendo a Sabina casada,
               podrá la palabra dada
               cumplirá Octavia. Si ansí
               lo hacéis, para remediaros
               mil ducados os ofrece
               el príncipe. Si os parece
               hoy podéis determinaros.