La elección por la virtud: 086

Pág. 086 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Eso, sí, Fortuna.
               Vengan desdichas, que alguna
               la vida me acabará.
               ¡Ah, males con que acrisolo
               mi paciencia! Derribad
               juntos mi felicidad;
               que nunca un mal viene solo.
               Padre, ni el honor perdido,
               ni la hacienda siento tanto
               como ese honrado llanto
               que el alma me ha enternecido.
               ¡Ay, padre! Quién padeciera
               cuantas penas puede haber
               para que del padecer
               ninguna parte os cupiera!
               No pequeñas me han cabido.
               Infamado de ladrón
               estoy, y mi religión
               de su gremio me ha expelido.
               Pero aunque tanta venganza
               a la envidia doy, no intento,
               porque crezca el pensamiento,
               que desmaye la esperanza;
               que si el cielo solicita
               contra mí desdichas tales
               y, con un tropel de males,
               todos los bienes me quita,
               sin ellos mi dicha pruebo,
               que, pues por tan varios modos,
               Dios me desnuda de todos,
               es por vestirme de nuevo.
               Yo voy a Roma; allí tengo
               al cardenal protector,
               y de su ayuda y favor
               mi felicidad prevengo.
               Entretanto, padre mío,
               podréis con Chamoso estar;
               que de nadie oso fiar
               lo que de su amistad fío.
               Chamoso por mi respeto
               mirara, padre, por vos.