La elección por la virtud: 085

Pág. 085 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Y vos dando a los ojos
               llanto que mis penas fragua.

PERETO:

               ¡Ay, Félix! no basta el agua
               que derraman mis enojos
               para que la mancha lave
               de nuestro honor.

SIXTO:

               ¡Ay de mí!
               Padre mío, ¿cómo ansí?

PERETO:

               Sabina, tu hermana, sabe
               el cómo. A Césaro ha dado
               la joya de más valor
               que heredó de nuestro honor.
               Su padre, el príncipe, airado,
               porque su mujer la llama,
               dicen que le tiene preso,
               y en venganza de este exceso
               que dice ofende su fama,
               fuego a mi casa pajiza
               ha puesto, cuyas alhajas
               por ser los techos de pajas
               se han convertido en ceniza.
               Pero no siento esto tanto
               como mi perdido honor
               y que quite de este error
               fruto que aumente mi llanto.
               Félix [hijo], Sabina está
               preñada.