La elección por la virtud: 084

Pág. 084 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Salen CHAMOSO, CRENUDO
y PERETO, llorando
CRENUDO:

               Ya el llanto, Pereto, en vano
               vuestra honrada vejez baña.

CHAMOSO:

               No ha sido, por cierto, hazaña
               del príncipe Fabriano
               el quemar la pobre hacienda
               que el cielo en Montalto os dió;
               pero ya que os la quemó,
               dando a su cólera rienda,
               en mi casa viviréis,
               y la mía, aunque es escasa,
               será vuesa.

PERETO:

               No es mi casa
               quien causa el llanto que veis;
               que, aunque de ella vivo falto,
               la vejez que me hace guerra
               casa debajo la tierra
               pide, y no sobre Montalto.
               Mi honra lloro perdida,
               y a Sabina que la dió
               a quien tan mal la empleó.

SIXTO:

               ¡Padre!

PERETO:

               ¡Hijo de mi vida!
               ¿Tú aquí?