La elección por la virtud: 083

Pág. 083 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               ¡Cielos, paciencia!
               ¿Qué enredos, qué confusión
               rendir mi paciencia intenta?
               Qué borrasca, qué tormenta
               derriba así mi opinión?
               ¿Ya me tienen por ladrón,
               cuando me juzgo por dueño
               de Roma? ¡Por tan pequeño
               gusto, afrentas, cielos, tales!
               Despierto me dais los males,
               y los bienes cuando sueño.
               ¡Ay de mí, cómo ha salido
               el vil pronóstico cierto!
               Ya experimento despierto
               lo que me engañó dormido.
               Las tres coronas han sido
               aquéstas que mis quimeras
               creyó gozar verdaderas.
               ¡Ay, desdichada ambición!
               ¡De burlas mis dichas son,
               y mis desdichas de veras!