La elección por la virtud: 079

Pág. 079 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


ROMA:

               Armarte,
               para que en los hombros tengas
               la carga honrosa y pesada
               de la militante iglesia.
               El Santo Papa Pío Quinto,
               en cuyo favor esperan
               Austria y España en Lepanto
               vencer las lunas turquescas,
               con un capelo te aguarda;
               y después que las ovejas
               del católico rebaño
               seis años rija, y suceda
               en su santidad y silla
               Gregorio, de fama eterna,
               para consagrar tus sienes
               mis tres coronas te esperan
               por un lustro con que ilustres
               a Italia, que está en tinieblas.
               No te vencerá la envidia
               de tus émulos, ni temas
               sus vanas persecuciones,
               pues porque mejor las venzas
               dos llaves te ofrece el cielo;
               pero, porque las poseas
               en seguridad, te da
               aquesta espada con ellas.
               Crüel te llamará el vulgo,
               pero, a pesar de sus lenguas,
               advierte que no se alcanza
               a veces la paz sin guerra;
               usa, Félix, el rigor
               que esta espada blanca muestra,
               y gozarás de estas llaves.

Cúbrese Roma.