La elección por la virtud: 078

Pág. 078 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Aparécele Roma en lo alto
con unas llaves en la una mano,
y en la otra una espada desnuda
ROMA:

               Félix, ¿qué descuido es ése?
               Tiempo es de velar, despierta;
               que el que ha de ser mi pastor
               no es bien que descanse y duerma.
SIXTO habla entre sueños

SIXTO:

               ¿Quién eres, doncella hermosa,
               que tus palabras me inquietan
               el alma?

ROMA:

               Roma, del mundo
               y de la iglesia cabeza.

SIXTO:

               ¿Pues qué me quieres?