La elección por la virtud: 077

Pág. 077 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Sale SIXTO
SIXTO:

               Mientras duerme quien me ampara,
               montañas, cuya aspereza
               tengo por naturaleza,
               oid en lo que repara
               del mundo la suerte avara;
               porque entre el tosco sayal
               nace la invidia mortal
               y me causa esta inquietud;
               que hasta la misma virtud
               quieren que sea principal.
               ¿Qué diferencia el cielo hace,
               --decid, encinas y robles--
               entre villanos y nobles,
               que tanto los satisface?
               Llorando uno y otro nace
               y con las mismas señales,
               cayados y cetros reales,
               lloran también al salir;
               que en el nacer y morir
               unos y otros son iguales.
               No abate al roble la palma
               por ser sus frutos mejores,
               que las dotes que hay mayores
               son sólo dotes del alma.
               Con ellos mi dicha calma,
               por faltarme los pequeños,
               de quienes son otros dueños.
               Penas, razón de esto os pido;
               dádmela, aunque esté dormido,
               si puede haberla entre sueños.

Duérmese sobre las peñas donde
está escondida la tiara.