La elección por la virtud: 076

Pág. 076 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Éntranse, sino es JULIO,
que saca una tiara
JULIO:

               ¡Oh, hética inagotable
               de la codicia de Midas!
               Oro gastan tus comidas,
               tu sed bebe oro potable.
               De oro vistes tu avarircia,
               de oro buscas tu amistad
               y oro ha puesto mi lealtad
               en tus manos, vil codicia.
               La tiara que Venecia
               ha entregado a mi señor
               para el romano pastor,
               hurtó mi codicia necia.
               Con sesenta mil ducados
               que valéis, ¿qué lealtad
               podrá con seguridad
               librar de vos sus cuidados?
               Entre estas piedras que son
               las más ocultas os dejo
               escordida, y yo me alejo;
               con vos queda el corazón.
               Quiero volver donde pueda
               no dar sospecha, y después
               que en vano busquen quien es
               el ladrón que en vos se queda,
               tornaré, que aunque es vileza,
               esta no la puede haber
               como el haber menester,
               pues siempre es vil la pobreza.

Escóndela entre unas piedras y vase.