La elección por la virtud: 067

Pág. 067 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


FABRIANO:

               Sí; la beatitud de Pio Quinto,
               santo en la dignidad como en las obras,
               la púrpura te da con que en distinto
               y en diferente estado te prefieres
               a tu hermano mayor en honra y fama.
               Cardenal te ha criado, y ya lo eres,

CÉSARO:

               (¡Ay, de mí!) (-Aparte-)

FABRIANO:

               La familia y casa Ursina
               honra su santidad con gran cuidado.

CÉSARO:

               (¡Ay, mi serrana hermosa! ¡ay, mi Sabina! (-Aparte-)
               ¿Qué estorbos de tu amor son los que escucho?
Mas, ¿qué estorbos quien ama no atropella?
               Quien quiere mucho menosprecia mucho.
               Perdóneme la púrpura romana,
               la dignidad suprema y su capelo,
               que mi sayal estimo y no su grana.)

FABRIANO:

               Paréceme que te has entristecido
               de lo que era razón que te alegrases.
               ¿No me respondes? ¿Tú el color perdido?

CÉSARO:

               No te espantes, señor; mudo he quedado
               cuando me ofreces el honroso oficio
               del cargo sacro que gozar no puedo.

FABRIANO:

               ¡Cómo que no puedes! ¿Quién te inhabilita,
               que no puedes gozarle?