La elección por la virtud: 066

Pág. 066 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SABINA:

               No quisiera
               partirme de aquí en mi vida;
               pero ya es de noche. Adiós,
               que acá me quedo con vos.

CAMILA:

               Espera hoy la despedida.

CÉSARO:

               Camila, el cielo os me guarde.

CAMILA:

               Ao, no pongais en olvido...

CÉSARO:

               ¿Qué?

CAMILA:

               Bueno, lo del marido.

CÉSARO:

               No hayáis miedo.

CAMILA:

               Ven que es tarde.
Vanse las dos.
Sale el príncipe FABRIANO,
POMPEYO y DECIO

FABRIANO:

               Debe a su santidad la casa Ursina
               mil mercedes, y yo principalmente
               por la afición que a mi favor le inclina.

CÉSARO:

               Señor ¿qué es esto?

FABRIANO:

               Hoy, hijo, dale al cielo
               mil gracias en albricias de que toma
               a su cargo tu aumento mi consuelo.
                  ............................
               ..............................
               Cardenal eres, Césaro, de Roma.

CÉSARO:

               ¿Yo?