La elección por la virtud: 065

Pág. 065 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CÉSARO:

               Dejad, mi bien, de llorar,
               que en el peligro más grave
               socorre el cielo mejor.
               Aquí, con gloria distinta,
               ha de ser Chipre esta quinta,
               y vos, Venus, que al Amor
               ha de parir. Al mercado
               acostumbráis cada día
               venir; cuando, esposa mía,
               llegue el tiempo deseado,
               aquí, serrana querida,
               daréis el fruto que espero.
               La mujer del jardinero,
               que también está parida,
               cuidará de tu regalo.
               Mi padre es viejo y enfermo,
               y presto te ha de ver Fermo,
               si a mi amor mi dicha igualo
               en diversa vida y traje.
               Sed agora labradora,
               que así mi amor os adora.
               Sólo Castro y un paje
               saben nuestro amor; mi bien,
               no lloréis.

CAMILA:

               Alto de aquí.

CÉSARO:

               ¿Es hora, Camila?

CAMILA:

               Sí,
               que es tarde. Sabina, ven,
               que hueles a caballera,
               y vo envdiosa un poquillo.
               Yo no huelo sino a tomillo
               y cantueso.