La elección por la virtud: 064

Pág. 064 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CAMILA:

               Lo que os pido
               es aquello del marido.
               ¡Ao verá cuál me embracija!

SABINA:

               Sabed, Césaro, que estó
               mala.

CÉSARO:

               ¡Cómo!

SABINA:

               El otro día...
               Díselo tú, hermana mía,
               que tengo vergüenza yo.

CÉSARO:

               ¿Qué tenéis, esposa amada?

CAMILA:

               ¿Qué diabros ha de tener?
               Tentad y echaréis de ver
               que tien la tripa hinchada.

CÉSARO:

               ¿Eso me dices ansí
               sin albricias?

CAMILA:

               Yo os las pido.

CÉSARO:

               ¿Qué albricias?

CAMILA:

               Las del marido.

CÉSARO:

               ¡Hay tal ventura!

SABINA:

               ¡Ay, de mí!
               que, si mi padre lo sabe,
               temo que me ha de matar.}}