La elección por la virtud: 061

Pág. 061 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SABINA:

               Prometió de ir a verme
               en traje de cazador
               otro dia a muesa tierra.
               ¡Ay, Dios! ¡Qué bien lo cumplió!
               Los peñascos son testigos,
               sus robles testigos son
               de sus palabras, mis yerros
               el oro de Amor doró.
               Diome palabra de ser
               mi esposo, aunque urdiese Amor
               entre su seda mi estambre,
               que siempre ha sido urdidor.
               Quedé, mi Camila, dueña,
               pero no dueña de honor
               mientras Césaro no cumpla
               la palabra que me dio.
               Tres años ha que viniendo
               a Fermo, como a señor,
               le paga mi amor tributo;
               suya ha tres años que soy;
               esta casa de placer,
               quinta o tercera es de Amor.
               ¿A dónde no pone en quintas
               este ciego enredador?
               Pero lo que más me aflige
               es, mi Camila, que estoy
               como hüevo de dos yemas,
               porque aquí me bullen dos;
               levántaseme a mayores
               el brial, y de mi error
               descubro el fruto que quise
               gozar solamente en flor.
               ¿Qué me aconsejas?