La elección por la virtud: 060

Pág. 060 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SABINA:

               Es el escolar garrido
               más que cuando sale el sol
               entre nubes a quien borda
               su dorado resplandor.
               Cada día en el mercado
               me aguardaba, como hoy;
               que amor diz que aguarda al vuelo
               como astuto cazador.
               Comprábame los despojos
               que muesa tierra nos dio,
               ya el lino, ya las pajuelas,
               ya la miel, ya el requesón.
               Y si va a decir verdad,
               en viéndole, el corazón
               me bailaba dentro el pecho;
               no sé yo quién le hacía son.
               Llevé dos cargas de leña
               uña vez, y el niño Dios
               como vio leña, y es fuego,
               echando chispas saltó,
               más, que es cosa, y cosa hermana,
               que en la leña no emprendió,
               sino en el alma, do vive
               convirtiéndola en carbón.
               Dijome el escolarejo
               tantas cosas, que al sabor
               de sus melosas palabras
               la libertad me robó.
               En fin, le dije mi nombre,
               pueblo, tierra y afición;
               que amor, mudo en los principios,
               da, a la postre, en hablador.