La elección por la virtud: 050

Pág. 050 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Si la Fortuna, padre, como os quiero
               me ayuda, aunque la envidia más me ultraje,
               Italia os la tendrá.

SABINA:

               No os considero
               muy grave fraile; como en ese traje
               estáis, ya no hacéis caso de Sabina.
               A fe que estoy enojada.

CAMILA:

               Y yo mohina.

SIXTO:

               ¡Ay, compañera en mis estudios! Sabe
               el cielo que eres de mis gustos vida.

CAMILA:

               Ya no hacéis caso de nadie; estáis muy grave.

SIXTO:

               Jamás lo que te quiero se me olvida,
               Camila amada. Porque no hay quien lave
               la ropa en el convento, ya sabida
               vuestra pobreza, si gustáis quisiera
               que fuéredes desde hoy su lavandera.
               Seis reales os darán cada semana
               y de comer, que así lo ha prometido
               el padre guardián. Venid mañana
               por la ropa.