La elección por la virtud: 049

Pág. 049 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Salen PERETO, SABINA y CAMILA,
y detienen a SIXTO
PERETO:

               Félix, hijo.

SABINA:

               Con la prisa
               que se va, hermano...

SIXTO:

               ¿Qué es esto?
               Mi padre y tu voz me avisa.

SABINA:

               La caperuza le han puesto
               del cura.

CAMILA:

               ¡Linda divisa!
 

SIXTO:

               ¿Qué nuevo aliento, amado padre mío,
               os trae a Fermo, vos que de la cama
               apenas a la iglesia el cuerpo frío
               podíades mover?

PERETO:

               Hijo, quien ama
               remoza su vejez y cobra brío;
               que amor, con ser tan viejo, no se llama
               sino niño, que al viejo vuelve mozo;
               si viejo soy, con verte me remozo.
               Dijéronme en Montalto que este día
               te honraba esta ciudad con un bonete
               y una borla que blanca te ponía
               tu orden porque Italia te respete;
               y como la honra tuya es honra mía,
               el gozo me animó que me promete
               tu vida deseada. Al fin a Fermo
               me he atrevido a venir viejo y enfermo.
               Hoy es miércoles, hijo, y hoy has sido
               con esa nueva dignidad honrado;
               en este día sólo hemos tenido
               las venturas que el cielo nos ha dado;
               en miércoles te vió Italia nacido,
               en miércoles te vimos bautizado,
               en miércoles ese hábito tomaste,
               y hoy que es miércoles, Félix, te graduaste.
               En miércoles, en fin, mi fraile, espero
               que has de honrar nuestro rústico linaje.