La elección por la virtud: 039

Pág. 039 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               En fin, ¿me quieres?

SABINA:

               No sé.

CÉSARO:

               ¿Serás mía?

SABINA:

               Seré suya.

CÉSARO:

               ¿Cuándo?

SABINA:

               El tiempo lo dirá.

CÉSARO:

               ¿Quién lo puede hacer?

SABINA:

               El cura.

CÉSARO:

               Dame en señal una mano.

SABINA:

               Luego. ¡Arre, que se burla!
Vanse los dos.
Llega CÉSARO a abrazarla,
y vase sin abrazarla.
Salen dos ESTUDIANTES

ESTUDIANTE 1:

               Ya descubrí el estudiante
               que a Fermo y comarca asombra.

ESTUDIANTE 2:

               ¿De veras?

ESTUDIANTE 1:

               Félix se nombra.
               Cosa os diré que os espante.
               Desde el cuello le seguí
               por saber si por los vientos
               con alas de encantamentos
               volaba; y fuera de aquí,
               tras una casa caída,
               vi que una hermosa villana,
               a quien dio nombre de hermana,
               con su tardanza afligida,
               a desnudarle acudió
               la sotana y el manteo.