La elección por la virtud: 038

Pág. 038 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Sabina sabia, ya entiendo
               tus palabras. La hermosura
               de esos ojos vale más
               que cuanto mi sangre ilustra.
               Fía de mí, que soy noble,
               y que las palabras tuyas
               por ser tan castas y honradas
               el oro de mi fe apuran.
               Yo iré a tu lugar mañana
               fingiendo que en la espesura
               de sus montes ando a caza.
               Ocasión de vernos busca.
               Verás cuanto puede Amor.
               Aquesta cadena es tuya
               y aquestos brazos tras ella.

SABINA:

               Lo postrero no, que es mucha
               licencia. Esotro recibo
               por su amor y por mi fruta.