La elección por la virtud: 037

Pág. 037 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Sobre gustos no hay disputa.
               Dame esa mano.

SABINA:

               ¿A qué fin?

CÉSARO:

               Diré mi buena ventura
               a la tuya.

SABINA:

               ¿Sois gitano?

CÉSARO:

               ¿Qué no es amor?

SABINA:

               ¡Ah, hi de pucha,
               qué bien sabes quillotrar!
               ¡A fe que sois mala cuca!
Dale la mano a CÉSARO

CÉSARO:

               ¡Qué blanca!

SABINA:

               Como carbón.

CÉSARO:

               Dime, pues, la patria tuya.

SABINA:

               Ya no os puedo negar nada.
               Castel Montalto y sus grutas
               es mi patria humilde y pobre;
               y tan baja mi fortuna
               que mi padre y tres hermanos
               heredamos de la cuna
               una casa sin tejado,
               treinta ovejas y dos burras.
               Pereto a mi padre llaman,
               mi nombre es Sabina, y una
               hermana que me dió el cielo,
               más fresca que las lechugas,
               se llama Camila; Félix
               es mi hermano, que procura
               el regalo de mi padre,
               con tal piedad y cordura,
               que espero en Dios le ha de hacer
               mil mercedes. Si es que gustas,
               señor, de muesa pobreza
               y muesas peñas incultas,
               esto sólo soy y tuya,
               que es lo más que tener puedo,
               si como noble procuras
               que la joya de mi honor
               ni se rompa ni destruya;
               que la guardo por ser sólo
               lo que debo a la Fortuna.