La elección por la virtud: 036

Pág. 036 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

¿Muy alto?

SABINA:

Como una grulla.

CÉSARO:

¿Gentilhombre?

SABINA:

Como un Mayo.

CÉSARO:

¿Muy discreto?

SABINA:

Más que un cura.

CÉSARO:

¿Qué talle?

SABINA:

De aquese talle.

CÉSARO:

¿Qué cara?

SABINA:

Como la suya.

CÉSARO:

¿Soy yo acaso?

SABINA:

¿Querrá él sello?

CÉSARO:

¡Pues no!

SABINA:

¡Arre, que se burla!
(¡Valga el diablo el escolar! (-Aparte-)
Quillotrada estoy sin duda,
o es amor el que me come,
o son cosquillas o pulgas.)

CÉSARO:

¿Que no me crees?

SABINA:

No lo creo.
{{Pt|CÉSARO:|
¿Pues qué haré?

SABINA:

Comer las truchas
de aquí, que diz que se pescan,
señor, a manos enjutas.
¿Para qué quiere sardinas
del aldea, que aunque hay muchas
son muy groseras y caras?