La elección por la virtud: 032

Pág. 032 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Siempre dilato el pagaros,
               porque teme mi ventura
               que os vais luego y me dejáis,
               serrana del alma, a oscuras.

SABINA:

               ¿Pues soy yo candil?

CÉSARO:

               Sois sol
               que mis tinieblas alumbra.

SABINA:

               ¿No ve las uñas que tengo?
               ¿Por qué quiere sol con uñas?

CÉSARO:

               Porque me aso como el fénix
               en él.

SABINA:

               ¿Que se asa?

CÉSARO:

               Sin duda.

SABINA:

               Pues aun no está bien asado
               su mercé.

CÉSARO:

               ¿Por qué?

SABINA:

               Aun no suda.

CÉSARO:

               ¡Pluguiera a Dios que sudara;
               y fuera señal segura
               que de la fiebre de amor
               declinaba ya la furia!

SABINA:

               ¿Luego está calenturiento?

CÉSARO:

               De mi amor las llamas puras
               me abrasan; tened el pulso,
               poned mi tormento en cura.

SABINA:

               ¡Mas arre!

CÉSARO:

               Acabad, tomadle;
               ¡ea!