La elección por la virtud: 031

Pág. 031 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SABINA:

               Juegue limpio, que soy dura,
               y tenga quedas las manos
               que sé poquito de burlas.
Dale con el palo

CÉSARO:

               Todo esto es amor.

SABINA:

               Amor
               quiere que se le sacuda.
               Llegue, que el amor y el polvo
               dicen que a palos se curan.

CÉSARO:

               No sé qué tengo en este ojo,
               ¿queréis soplármele?

SABINA:

               Acuda
               a los fuelles del herrero.

CÉSARO:

               Soplad.

SABINA:

               ¡Arre, que se burla!

CÉSARO:

               ¡Qué sal!

SABINA:

               ¡Oh! soy muy salada.

CÉSARO:

               Mi tormento os lo asegura,
               porque me matáis de sed.

SABINA:

               Habrá comido aceitunas.

CÉSARO:

               Oíd.

SABINA:

               Señor escolar,
               vaya con Dios, que son muchas
               tantas burlas y chufetas;
               y en mi vida comí chufas.
               Déme el dinero si quiere
               de mi leña y de mi fruta,
               que anochece y vivo lejos,
               y tiene la bolsa dura.