La elección por la virtud: 030

Pág. 030 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


Salen SABINA con un jumento
cargado de leña y fruta,
y un palo en la mano,
y CÉSARO, estudiante galán
SABINA:

               ¡Jo, parda! Verá el dimuño
               cual va. ¡Jó, burra! ¡Qué aguda!
               Porque el hijo deja en casa
               quiere volverse. ¡Jo, burra!

CÉSARO:

               Serrana bella, escuchadme,
               hablad siquiera.

SABINA:

               So muda.

CÉSARO:

               ¿Muda o mudable?

SABINA:

               Eso no.

CÉSARO:

               ¿Pues nunca os mudaréis?

SABINA:

               Nunca.

CÉSARO:

               ¿Luego nunca imagináis
               quererme?

SABINA:

               Quiérale Judas.

CÉSARO:

               ¡Ay, quién os diera un abrazo
               aquí!

SABINA:

               ¡Arre, que se burla!

CÉSARO:

               Escuchad, serrana bella.