La elección por la virtud: 026

Pág. 026 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Yo espero en Dios que presto he de pagarte
               lo mucho que te debo.

SABINA:

               Estudia, hermano;
               que no será pequeña tu ventura
               si fueres sacristán del pueblo o cura.

SIXTO:

               Dame esos brazos, mi Sabina cara.

SABINA:

               ¡Qué bien te está el vestido! Ser mereces
               calóndrigo, y pardiez que lo pareces.

SIXTO:

               Ves a vender la leña.

SABINA:

               No repares
               en eso. Adiós, que vienen escolares.
Vase SABINA

SIXTO:

               Si Cleantes de noche agua sacaba
               para vender, por estudiar de día,
               y en la atahona donde el pan molía
               nombre a sus letras y virtudes daba;
               si Plauto, por ser sabio mendigaba,
               y a un pastelero mísero servía;
               si Euménides en hüesos escribía
               a falta de papel que no alcanzaba,
               si ha habido quien en el imperio altivo
               por el cetro trocando el aguijada
               a célebres historias dio motivo;
               si a Pedro pescador Roma agradaba,
               no será mucho, aunque pobre vivo,
               por letras venga a ser...