La elección por la virtud: 025

Pág. 025 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Volví a buscarle, y hallé que era ya muerto;
               pero no desmayé por eso un punto;
               antes vendiendo mis humildes ropas
               a los serranos de mi pobre sierra
               y llegando también algún dinero
               de lo que iba vendiendo cada día,
               compré secretamente a un estudiante
               este vestido, y de tu amor fiado,
               ha ya cuatro años, con ayuda tuya,
               cual ves, que en estudiante me transformo.
               Bien es verdad que en nuestro pueblo el cura
               a leer y escribir me enseñó un tiempo
               y un poco de gramática, y con ella
               aprovecho de modo en los estudios
               que todos me celebran y respetan;
               mas no porque ninguno hasta este punto
               sepa quien soy; adonde vivo; adonde
               me escondo, cuando salgo de sus cursos;
               porque como me esperas aquí, y luego
               me vuelvo a mis groseras antiparas,
               de modo los deslumbro y causo espanto
               que hay quien piensa que es todo por encanto.
               Éste, Sabina mía, es el suceso
               de mi historia.

SABINA:

               Y a fe que es agradable.

Mete el vestido de labrador en las alforjas