La elección por la virtud: 024

Pág. 024 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               que un miércoles nací, que era a catorce
               de diciembre, según solía mi madre,
               que Dios haya, decirme, y ser el año
               en que al mundo salí mil y quinientos
               y veinte y uno; Félix solamente
               en el nombre de pila, e infelice
               en todo lo demás; pues no hay ventura
               adonde siempre la pobreza dura.
               Quedó suspenso, y arqueando
               después las cejas, dando un grande grito,
               "Félix," dijo, "las obras corresponden
               con el nombre, de modo que tu dicha
               tres coronas ofrece a tu cabeza;
               si tomas una, con que serán cuatro.
               En una religión estudia y deja
               el rústico ejercicio, que las letras
               prometen ensalzar tu nombre y fama.
               En estrella naciste venturosa.
               Ten cuenta con el miércoles, que es día
               en que has de ser dichoso, sin que tengas
               felicidad que en él no te suceda.
               Tu ingenio fertiliza el cielo pio;
               sigue las letras y el consejo mío."
               Fuese. ¡Qué de suspenso volví a casa!
               Y, cavando en aqueste pensamiento,
               dispúseme, a pesar de la pobreza,
               estribo vil de inclinaciones nobles,
               a seguir del astrólogo el consejo.