La elección por la virtud: 023

Pág. 023 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Un día que, como otros, en la plaza
               de esta universidad vendía contigo
               los miserables frutos que la sierra
               a quien cultiva su aspereza ofrece,
               se llegó un estudiante, que con otros
               entre una carga de cabritos tiernos
               estaban escogiendo los más gordos;
               y reparando, con notables veras,
               en las facciones de mi rostro un rato,
               y advirtiéndome ser el que regía
               la cátedra sútil de Matemática,
               me pidió que le diese larga cuenta
               de mi edad, patria y nombre,
               en qué mes y en qué día salí al mundo,
               porque miraba en mi fisonomía
               pronósticos notables de ventura,
               correspondiendo con su pensamiento
               la dicha de mi humilde nacimiento.
               Reíme, imaginando que eran tretas
               de estudiantes fisgones, y dejéle;
               pero de suerte a persuadirme vino
               a que hablaba de veras, que obligado
               a escucharle por ver en su persona
               partes dignas de darle honrado crédito,
               lo mejor que yo supe satisfice
               a sus preguntas, advirtiendo que era
               de humildes padres, y mi pobre patria
               las grutas toscas de Castel Montalto;