La elección por la virtud: 022

Pág. 022 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Ahora
               vamos, que ya habrá venido.

DECIO:

               ¡Pobre Laura! ¡Que ha podido
               una grosera pastora
               quitarte la posesión,
               que el sayal quieres que tome!
               Mas ¿qué mucho? Si hay quien come
               vaca mejor que un capón.
Vanse CÉSARO y DECIO.
Salen SABINA, con
alforjas, y SIXTO

SABINA:

               Estas paredes son, hermano, el sitio
               donde sueles vestirte. Los jumentos
               dejo paciendo en unas verdes mielgas.
               Cerca estamos de Fermo; ¿has de mudarte
               de escolar, como sueles?

SIXTO:

               ¿Pues no, hermana?

SABINA:

               Saco, pues, el manteo y la sotana.

SIXTO:

               El cielo mis intentos favorece.
               Cuatro años ha que estudio; y que tu vendes
               las rústicas alhajas que te compran,
               mientras estudio yo. La causa de esto,
               aunque no te la he dicho hasta este punto,
               es ésta; que a tu amor será mal hecho
               no revelarte cuanto esconde el pecho.

Saca de las alforjas
todo el vestido de estudiante
y un vademeco, y vase vistiendo